• Mamaty

Mi experiencia con la Lactancia materna

Actualizado: 11 jun 2020

La lactancia materna es todo un arte!! Yo soy fan de amamantar a mis bebés, pero no todo fue fácil desde el principio...


Cuando nació mi chiquita, fue cesárea tradicional (no fue respetada), entonces a mi me entregaron a mi bebé a las 2 horas de haber nacido, para ese entonces a ella ya le habían dado una mega mamila de 1oz lo cual es una locura, ya que su estómago es mini mini y sólo necesita unas cuantas gotas para llenarse, obvio cuando querían las enfermeras que mi bebé se pegara a mi pecho y comiera, era imposible ya que ella no tenía hambre.


Salimos del hospital a los dos días y al llegar a casa, fue una pesadilla ya que el pediatra me había dicho que me lo pegara todo el tiempo para que se regulara mi producción de leche. Obvio mi pobre bebé moría de hambre y yo no estaba a la altura de sus necesidades, pero no me frustre y más bien me aplique para lograrlo, así que empecé a utilizar el sacaleche (lee más tips de como usar el sacaleche), también me empecé hacer masajes (los cuales tengo que confesar eran muy dolorosos ya que no me bajaba la leche y tenía todo el pecho congestionado), el masaje me lo hacía yo y también me ayudaba mi esposo ya que la pediatra me pedía que fuera con cierta presión para que fuera efectivo, la verdad que llegué a derramar unas cuantas lagrimas de dolor. Pero yo sabía que el esfuerzo iba a valer la pena.


Otra cosa que hacía era aplicarme calor local justo cuando mi bebé ya iba a comer, para así ayudar a que saliera más fácil la leche (eso ayudaba muchoooo!!!). Y así fue como, poco a poco, en tres días logré ponerme a la altura de las necesidades de mi bebé, que para ese entonces era una onza a la que la acostumbraron en el hospital.


Esta es la primera vez que le di de comer a mi chiqui fuera de casa, estaba en casa de mi hermana y mi sobri estaba feliz jugando comigo y se asomaba a ver a su prima.

Pero las primeras semanas seguía siendo complicado ya que mi bebé estaba confundida por el uso del biberón y no lograba agarrarse bien a mi pezón, por lo que mandé a comprar a mi esposo mil tipos de pezoneras, literal creo que me trajo una de cada marca y una de cada talla, finalmente las que me acomodaron fueron las de marca Chicco, pero era súper incómodo cada vez que le tenía que dar de comer ir y ponerme la pezonera y acomodarme al bebé y la verdad nunca dominé la técnica correcta, ya que siempre me terminaba batiendo de leche horrible.


Yo vivía angustiada ya que juraba que jamás iba a poder darle de comer en publico y mil cosas pasaban por mi cabeza. Y así pase un par de semanas hasta que un día en el pediatra vacunaron a mi bebé y obvio se puso a llorar como loca y del estrés lo único que se me ocurrió fue sacarme uno de los pechos y darle de comer así sin nada, sin trapo de lactancia ni pezonera, mi chiquita logró pegarse correctamente!!! Y obvio fui la más feliz del mundo!!! Desde ese momento empezó oficialmente mi libre demanda la cual me parece una maravilla ya que los niños se autoregulan y comen exactamente lo que su cuerpo necesita.


Esta es la famosa mantita de lactancia, justo ahí le había dado de comer a Leo, durante el festival del "family day" de la escuela de Vi

A partir de ese momento, empecé a disfrutar mucho la lactancia materna. Ya que para mi soluciona muchas cosas, con eso los calmo, los duermo, les doy calor, les quito el hipo, los clamo después de que se caen, ufff también es una super ventaja para cuando uno sale de viaje ya que antes de despegar o aterrizar siempre les doy de comer y con eso evito que les duelan los oídos y gracias a eso no lloran.


Además, para mi me da mucha tranquilidad saber que les estoy dando el mejor alimento posible.


Con mi segundo bebé fue otra historia por completo, le di pecho a los minutos de haber nacido y él se prendió en el instante, de hecho se acercó la Asesora de Lactancia y ya que me iba a explicar, vio que él ya estaba mamilando y comiendo, así que ya no me tuvo que decir nada... desde ahí no nos separamos y hoy a sus 9 meses seguimos con lactancia exclusiva a libre demanda. Y obvio me he vuelto aun más experta y he perdido por completo la pena, así que mi niño come donde quiera, a todos lados llevo mi mantita o cubrelactancia (o como le dice Vi, "el restaurante de Leo") y con eso le puedo dar literal donde sea, últimamente hasta caminando en la plaza.



Aquí estoy amamantado en una boda, hacía mucho calor así que era imposible usar el cubrelactancia

Muchas veces la gente me pregunta cual es el secreto para que mis niños sean tan calmados y yo creo fielmente que es la leche de mamá a libre demanda, ya que no importa donde este si ellos necesitan yo les doy de comer y eso los calma y los mantiene felices, de verdad creo que es una gran alternativa para tener bebés felices y tranquilos. Creo que el secreto está en perder la pena y en ayudarte de los mejores productos, ya que yo no empecé con la seguridad con la que hoy lo hago... Recuerdo la primera vez que salimos a un restaurante, yo rogaba que mi bebé no despertara para no tenerle que darle de comer en público ya que sentía que iba hacer un show... y finalmente no se despertó, pero lo que hacía era practicar en casa con visitas que fueran de confianza y así me ponía la mantita para ver si daba o no show y probé con diferentes mantitas de lactancia ya que no me acomodaban todas.


Tal vez te sirva leer otros de mis post donde te platico mis recomendaciones de como curar las grietas que pueden surgir durante las primeras semanas, las cuales la verdad son dolorosas, pero son fáciles de curar. También puede interesarte saber todo acerca de como hacer tu banco de leche materna.


Espero te sirva mi historia.


Un beso,

Daniela

85 visualizaciones
Suscríbete
Así no te perderás ninguno de mis Post!